Como hacer un Contrato de Arriendo

Cuando se decide arrendar una propiedad sea a familiares, amigos o desconocidos lo mejor es realizar un contrato de arriendo de esta manera se establecen las condiciones, así como las responsabilidades que tendrán ambas partes, tanto el arrendador como el arrendatario con respecto al inmueble. El contrato de arrendamiento de una vivienda debe contener los detalles del pago, así como los plazos para el mismo y las garantías que se solicitan como respaldo.

Un contrato de arrendamiento es un documento legal y por lo tanto es la garantía más segura en cuanto a las condiciones en las que, tanto el dueño de la propiedad como el arrendatario, están dispuestos a llevar a cabo. Al arrendar casas o departamentos se deben establecer condiciones claras, como son el pago de las rentas que se debe cancelar y las fechas para la misma, los servicios que posee la propiedad y la garantía que se solicita como respaldo, además de especificar quien cubrirá los gastos de contrato.

Esta publicación es informativa, puede servir de guía para crear tu contrato, pero no hay valores exactos para la aplicación de un contrato, por lo que ante cualquier oferta de arriendo siempre habrá variables que obligarán a hacer un contrato personalizado y muy diferente a muchos otros. Sin embargo, el contenido puede ser una guía para que inicies la planificación de tu contrato de arriendo, eso te puede servir para que tengas claro cómo arrendar un departamento o una casa en Santiago, además de ser una guía para arriendo depto San Miguel, arriendos Las Condes, departamentos en arriendo La Cisterna, arriendos Estación Central, arriendos de casas en San Joaquín, arriendos La Reina, arriendo en Cerro Navía, arriendos Vitacura, arriendos Lo Barnechea y muchas propiedades más en comunas de Santiago.

Cómo hacer un contrato de arriendo

Al decidir ofrecer una propiedad en arriendo, posterior al establecimiento del monto por el mismo, el siguiente paso al conseguir un arrendatario es realizar un contrato, dado que este es un documento legal en el cual se establecen las condiciones que deben cumplir ambas partes.

Es necesario tener cierto conocimiento en cuanto a la ley de arrendamiento de Chile cuando se realiza un contrato de arriendo y en caso de desconocimiento de esto se recomienda buscar asesoría legal, especificando las condiciones en las cuales se ofrece la propiedad en arriendo para que el experto en el área lo realice.

En dicho contrato se necesita especificar una serie de información, que van desde los datos personales del arrendatario y del arrendador hasta la fecha en la que culminará dicho contrato. Este documento de arriendo debe redactarse paso a paso conteniendo la siguiente información:

  • Paso 1: Datos personales del arrendador o de la persona que será responsable de la vivienda en arrendamiento, como sus nombres y apellidos, así como número de cédula de identidad.
  • Paso 2: Datos personales del arrendatario, lo cual incluye nombres y apellidos y número de cédula de identidad.
  • Paso 3: La dirección exacta en la que se encuentra ubicada la propiedad a arrendar.
  • Paso 4: La finalidad por la que se realiza el contrato, es decir, especificar que es un contrato de arrendamiento.
  • Paso 5: Dirección de las personas involucradas en el arrendamiento de la propiedad, inclusive, del aval en caso de que este sea un requisito.
  • Paso 6: Monto del arrendamiento, en cuya cláusula se debe especificar la periodicidad en la que se debe realizar el pago, sea de forma mensual, anual u otra modalidad acordada, así como la fecha para la misma, siendo a plazo vencido o por adelantado. En esta sección también se debe establecer las consecuencias o multas por el retraso o incumplimiento en la fecha de pago.
  • Paso 7: Una cláusula en la que se establezca los casos en los cuales se reajustará el monto del arrendamiento, ya sea por reajuste anual o por variaciones en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de forma positiva.
  • Paso 8: Plazo en el cual se arrienda el inmueble, en cuyo contrato se especifica si es de forma temporal siendo renovado mensualmente, o con una fecha límite para su finalización o sin plazo en el término del arriendo.
  • Paso 9: Establecer las posibles formas de pago que aceptará el arrendador, pudiendo ser por depósito, cheque, transferencia electrónica o efectivo y en caso de esta última modalidad incluir el lugar donde se efectuará el mismo, así como los datos bancarios para las otras opciones.
  • Paso 10: En la cláusula de pago también se debe especificar la garantía, en caso de que se solicite, y detallar si se trata de un aval o de un depósito o de ambos, determinar los meses de depósito y las condiciones en las cuales esta garantía será usada o se retornará al arrendatario.
  • Paso 11: Una de las cláusulas más importantes en el contrato de arriendo son las responsabilidades que tendrán ambas partes en cuanto a la propiedad se refiere, y esto se debe especificar en el mismo.
  • Paso 12: Dentro de las formas confiables para especificar los bienes de la propiedad es la realización de un inventario, lo cual aplica, tanto si el arriendo es en condición de amoblado o no. Mediante un inventario se podrá detallar las condiciones en las que se hace entrega la vivienda, así como los inmuebles a los cuales tiene acceso y las modificaciones que se podrán llevar a cabo. Las fotografías anexas al contrato son una de las formas más fidedignas de hacer constancia de lo que se entrega.
  • Paso 13: Uno de los puntos cruciales al arrendar una propiedad es la especificación del uso que se dará al mismo. Si el contrato de arriendo será habitacional, comercial o cual será el propósito para el mismo. De esta manera, también quedará determinado si es permitido el subarriendo parcial o total, así como tener mascotas.
  • Paso 14: Renovación del contrato y las condiciones para que el mismo proceda.
  • Paso 15: Motivos de finalización del contrato de arriendo, en el cual se incluye desde el incumplimiento del pago de las mensualidades, así como subarrendamientos, tener mascotas o cualquiera de los puntos que no están permitidos y que ya han sido especificados.
  • Paso 16: En caso de disputas legales, especificar a cargo de quien corresponde el pago de los procedimientos judiciales que se deban llevar a cabo.
  • Paso 17: Finalmente, fecha de inicio y finalización del contrato, con firma de ambas partes, arrendatario y arrendador.

Hacer contrato por escrito

Al momento de ofrecer una propiedad en arrendamiento, uno de los pasos más importantes es el establecimiento de las condiciones, y las responsabilidades que deben tener ambas partes involucradas y para ello, es necesario realizar un contrato.

En ocasiones, el arrendador puede establecer las condiciones y responsabilidades de forma verbal con el arrendatario, especialmente, cuando la persona que arrienda es un amigo o familiar, pero lo mejor para evitar inconvenientes a futuro, es dejar especificado por escrito, en un contrato las reglas.

Para arrendar un departamento o una casa, la mejor recomendación es realizar un contrato por escrito, en caso de no tener idea en cuanto a la redacción de este, lo aconsejable es buscar asesoramiento legal.

En un contrato de arrendamiento debe quedar por escrito los datos personales de las personas involucradas, tanto del arrendador como del arrendatario, así como el rut y la dirección de domicilio con el objetivo de evitar inconvenientes en caso de incumplimiento de las responsabilidades establecidas.

Otra de las ventajas que tiene la realización de un contrato de arriendo por escrito es que por medio de este el arrendador tiene los datos de la persona que servirá de aval de garantía del arrendatario, el cual será el responsable de responder en caso de que este incumpla en los pagos u ocasione algún daño o deterioro a la propiedad.

Si se realiza un contrato verbal, este igual, tiene validez ante ciertas situaciones, como es el caso de que alguna de las partes quiera modificar el precio de la renta, dado que hay maneras de demostrar el monto acordado, que puede ser por recibos o comprobantes de pago. En vista de dichas circunstancias lo aconsejable es realizar el contrato por escrito de esta manera se prevén los distintos escenarios a los cuales se podrían enfrentar ambas partes.

Legalmente en Chile no se exige que el contrato de arriendo sea realizado de forma escrita pero la recomendación es realizarlo por escrito con el objetivo de evitar conflictos y es la manera más fácil de comprobar el incumplimiento de las condiciones establecidas por alguna de las partes.

Además, uno de los documentos necesarios, aunque no indispensable, cuando se estable una demanda de arriendo por falta en el pago o por incumplimiento de alguna cláusula de este, es el contrato de arriendo. Esta es la manera más fácil de poder comprobar las responsabilidades establecidas entre ambas partes al momento del arriendo de la propiedad.

Hacer Inventario en la propiedad

El arrendamiento de una vivienda lleva consigo realizar procedimientos para evitar inconvenientes con el arrendatario a futuro y la mejor forma de ello es por medio de un contrato de arriendo en el cual se especifique las responsabilidades de ambas partes, así como las condiciones en que se entrega la propiedad.

Una de las mejores maneras de constatar el estado, así como los tipos de bienes que se hace entrega al arrendatario junto con la propiedad es a través de un inventario, el cual se debe anexar al contrato de arriendo.

Realizar un inventario de los bienes de la vivienda es lo más recomendable, tanto en los casos en que esta se arriende en condición de amoblada o no, dado que existen otros bienes que pueden ser registrados.

El inventario que se realice sobre los bienes, así como otros enseres que se entreguen al arrendatario se debe anexar al contrato de arriendo, así de esta manera, queda constancia legal de los bienes y el estado de estos.

Otra forma que tiene el arrendador para dejar constancia de las condiciones y los bienes que se hace entrega al arrendatario es tomando fotografías, tanto de la propiedad, así como de los enseres que en ella se encuentren y anexarlo al contrato de arriendo.

Las fotografías y el inventario no son un recurso que pueda ser utilizado únicamente cuando se oferta un departamento o casa en arriendo en condición de amoblado, dado que por este medio se puede dejar registro del estado en que se encuentra el inmueble.

Este anexo del contrato es una manera de poder verificar el estado de conservación, así como el uso de los bienes desde el momento del arrendamiento en comparación con el estado en el que se encuentran cuando finaliza el contrato, y de esta manera, poder hacer uso de la garantía en caso de que sea necesario.

Llevar a cabo la realización de un inventario y anexarlo al contrato de arriendo es una parte del documento en la cual no solo el arrendador obtiene beneficios sino también el arrendatario, dado que esto sirve de ayuda para ambas partes para demostrar las condiciones y la funcionalidad del inmueble y los bienes una vez que finalice el mismo.

Entregar una propiedad en arriendo tiene muchos riesgos, desde el incumplimiento en el pago de las rentas, hasta el deterioro del inmueble y los bienes que en este se encuentra, por lo que, se recomienda y se aconseja, no solo realizar un contrato por escrito sino además anexar un inventario con fotografías sobre todos los detalles de la vivienda, con el objetivo de evitar conflictos con el arrendatario.

Fijar el monto del arriendo

Al realizar el contrato una cláusula que debe estar bien especificada y detallada es la del monto del arriendo. En esta sección es necesario detallar todos los aspectos y posibles escenarios que se pudiese presentar con respecto al pago de la renta.

El monto solicitado por el arriendo de una vivienda tiene muchos aspectos por los cuales puede fluctuar y que hay que tomar en cuenta al momento de establecer el mismo para, de esta manera, no solicitar un monto inferior o superior al valor que realmente tiene la propiedad.

Establecer un monto de arriendo conlleva la evaluación de una serie de aspectos mediante los cuales se podrá determinar, no solo el precio de arriendo sino un precio que sea adecuado tanto para el arrendador como para el arrendatario.

Dentro de los aspectos que se deben considerar para poder establecer el monto del arriendo son las dimensiones que presenta la propiedad, de la misma manera, el número de dormitorios que tiene, la cantidad de baños y la distribución que posee.

También es necesario tener presente si se trata de una casa o un departamento nuevo o uno antiguo, dado que no tendrá el mismo valor, uno listo para estrenar en el cual se asegura el funcionamiento óptimo de todos los servicios, en comparación a uno antiguo donde existe la posibilidad de problemas en la cañerías o goteras o filtraciones.

Para poder fijar el monto del arriendo una de las formas de establecer dicho monto es por medio de la comparación de los precios de arriendo de otras casas o departamentos de la zona, siempre y cuando estas tengan condiciones parecidas a la de nuestra propiedad.

No solo se debe evaluar aspectos directos relacionados con la propiedad en sí sino también se debe tomar en cuenta otros detalles como el barrio en el que se encuentra ubicado, así como los servicios que están disponibles en sus cercanías, tales como centros comerciales, estaciones de metro, escuelas o universidades.

Existen ciertas comunas que le confieren un valor mayor a una propiedad, así como están otras que le restan valor, teniendo las mismas dimensiones e instalaciones comunes, de aquí, la importancia de evaluar los diferentes aspectos que modifican el monto de arriendo.

Además de estos aspectos, también hay que considerar que, si se trata de un departamento, si este posee acceso a otras instalaciones como es piscina, gimnasio, spa, sauna o cualquier otra área de recreación.

En el contrato de arrendamiento no solo se debe especificar el monto del arriendo sino también otros elementos como son las fechas para realizar el pago, si estas se harán a plazo vencido o de forma adelantada. Por ello es esencial, determinar en el contrato si el pago del arriendo es mensual, anual o dependiendo del arreglo que se llegue entre ambas partes.

También es importante aclarar las formas de pago, si se hará en efectivo, o por medio de cheques, depósito o transferencia electrónica. De igual manera, otras de las cláusulas en esta sección es el reajuste de la renta, estableciendo el tiempo en el que se hará y las condiciones sobre las cuales se llevará a cabo.

En este apartado se debe establecer las garantías solicitadas, especificando los meses que se solicitarán como depósito de garantía, donde generalmente, suele ser un mes, pero todo dependerá del arrendador y el convenio que establezca con el arrendatario. O en el caso en que se solicite un aval, tener todos los datos de contacto. Para la garantía se puede utilizar ambas formas simultáneamente, solicitar un depósito de garantía además de un aval.

Un punto importante que se debe tomar en cuenta en esta sección son las sanciones o multas que se producen a causa de incumplimiento en el pago, que pueden ir desde intereses en el monto de la deuda, hasta la finalización inmediata del contrato de arriendo.

Cláusulas por modificaciones en la propiedad

Para evitar inconvenientes con los arrendatarios una de las cláusulas claves es la especificación de las modificaciones que se pueden llevar a cabo en la propiedad, considerando quien será que lleve los gastos.

Hay diferentes tipos de modificaciones que se pueden realizar en un inmueble en arriendo y dependiendo de estas la responsabilidad de pago será del arrendador o del arrendatario, teniendo en cuenta la cláusula que se establezca en el contrato de arriendo.

Existen modificaciones que se deben llevar a cabo y cuyo pago será responsabilidad del arrendatario como es el daño de las paredes, o la rotura de vidrios, este tipo de reparaciones son causadas directamente por el uso de la propiedad y por lo tanto es culpa del arrendatario.

Así como estas, están los arreglos menores que sean necesarios de gasfitería o la reposición de enchufes y estos son daños que son producto del uso del inmueble y por lo tanto el pago debe ser por parte del arrendatario, a menos que en el contrato de arriendo se establezca de forma diferente.

Mientras que están las modificaciones que son necesarias para poder habitar el inmueble, donde estas son responsabilidad del arrendador a menos que en el contrato de arrendamiento se establezca lo contrario.

Estas mejoras necesarias son aquellas que, si no se llevan a cabo, no realizan la función para la cual están destinadas, un ejemplo de estas son las goteras de las cañerías. La ley de arriendo establece que este tipo de modificaciones son gastos del arrendador y si el arrendatario las realizó el dueño de la propiedad debe reembolsar dicho dinero.

También existen otro tipo de modificaciones que si se llevan a cabo le agregan valor al inmueble, este es un tipo de modificaciones cuyos gastos serán responsabilidad, dependiendo del acuerdo establecido en el contrato al que lleguen el arrendatario y el arrendador.

Estas mejoras a la propiedad como es el hecho de arreglar la cocina al colocarle mármol o algún tipo de cuadro que sea de alto valor, deberán ser reembolsadas por el arrendador siempre y cuando estas hayan sido realizadas bajo su consentimiento.

Siempre que se vayan a llevar a cabo modificaciones en la propiedad estas deben ser notificadas previamente al arrendador de manera de evitar inconvenientes en la responsabilidad del pago, independientemente si se trata de reparaciones necesarias o locativas o son modificaciones útiles, y las mismas deben especificarse dentro del contrato de arrendamiento.

Todas las modificaciones que el arrendatario crea que deben llevarse a cabo deben ser consultadas previamente con el arrendador y si se trata de mejoras que le confieran más valor a la propiedad, se recomienda realizar un pequeño documento y se anexe al contrato donde estén los comprobantes de pago, así como fotografías que comprueben el antes y después de la modificación.

Quién se hace cargo de los gastos de servicios

Cuando se trata de dinero lo más conveniente es establecer desde un principio sobre quien es la responsabilidad del pago de los diferentes servicios, de esta manera se evita inconvenientes entre ambas partes a futuro.

A pesar de que el dueño de la propiedad tenga en arriendo el inmueble, aún hay gastos de servicios que deben ser cancelados por el arrendador, mientras que hay otro tipo de servicios que son parte de los gastos normales del arrendatario.

Todos los pagos, sean por parte del arrendador o por parte del arrendatario, deben estipularse dentro del contrato de arriendo, con lo cual se evitan conflictos y es una manera de tomar acciones en caso de incumplimiento.

El pago de los servicios básicos es por parte del arrendatario ya que estos son producto del uso de la propiedad y dentro de las cláusulas de pago se debe especificar que los recibos pertinentes a los servicios de luz, agua y teléfono son por parte del arrendatario.

Existen otro tipo de servicios que por tratarse de gasto propios de la propiedad deben ser cancelados por el arrendador, como son los pagos de las contribuciones u otros gastos que sean parte de la estructura del inmueble y por lo tanto deben ser cancelados por este.

Así también está los pagos referentes a mejoras de la estructura en general, como es la pintura del condominio o el cambio en cañerías que estén deterioradas, cuyo monto debe ser cancelado por parte del arrendador.

Una solución para el arrendador para evitar la posibilidad de que el arrendatario no pague los servicios y en vista de que estos se encuentran a nombre del dueño de la propiedad, sea este quien caiga en morosidad, es establecer una cuota superior al valor del arrendamiento con la cual se cubran los gastos de dichos servicios.

La mejor solución para evitar inconvenientes en cuanto a los pagos es establecer los mismos en el contrato de arriendo y de esta manera, ambas partes conocen sus responsabilidades, así como las consecuencias que traen la morosidad o incumplimiento.

Sin embargo, a pesar del establecimiento de las condiciones y responsabilidades de ambas partes en el contrato, una de las maneras de solventar la morosidad en el pago de los servicios es solicitando un mes de garantía.

Cláusula de prohibición de subarrendar

El arrendador deber saber el objetivo y los usos que se darán a la propiedad que está cediendo en arriendo, y los mismos deben quedar establecidos en el contrato de arrendamiento con la finalidad de evitar inconvenientes posteriormente.

No solamente el uso que se dará a la vivienda debe ser conocimiento del arrendador, sino también el número de personas que habitarán la propiedad y si están incluidas mascotas y el tipo de mascota que poseen.

Si se trata de un departamento, el arrendador debe incluir dentro del contrato si se puede o no tener mascotas en la propiedad y cuales están prohibidas, así como las normas existentes para los arrendatarios que poseen mascotas.

El subarrendamiento del inmueble es legal según las leyes de arriendo de Chile, pero esto es siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo en ello. Si el propietario no desea que se subarriende la vivienda debe incluir una cláusula dentro del contrato que prohíba dicha acción.

En caso de incumplimiento de esta cláusula se deben establecer las penalizaciones correspondientes, que pueden ir desde multas hacia el arrendatario hasta la finalización inmediata del contrato de arriendo.

Una propiedad se puede subarrendar de dos formas, ya sea totalmente donde el arrendatario cede en arriendo la vivienda completa, o de forma parcial, en la cual cede uno de los dormitorios al subarrendado.

A pesar de que el arrendatario subarriende la propiedad este no se libera de responsabilidad sobre la misma, especialmente, cuando existe cláusulas de prohibición de subarrendamiento del inmueble.

Es muy frecuente que los arrendatarios de una propiedad subarrienden esta sin el consentimiento del propietario, o incluso, si dentro del contrato de arriendo se encuentra una cláusula que la prohíbe.

Se ha encontrado, además, que no solo es frecuente el subarrendamiento ilegal de una vivienda, sino que hay casos en los cuales, el arrendatario obtiene más dinero por subarrendar la propiedad en comparación con lo que paga por el arriendo propio.

Si el arrendador establece dentro del contrato de arriendo la prohibición de subarrendar la propiedad y el arrendatario incumple lo establecido, este puede demandar judicialmente para que le sea restituida su propiedad.

Es muy común hoy en día que los arrendatarios subarrienden la propiedad a turistas, dado que de esta forma lo realizan por un periodo de tiempo más corto y las probabilidades de que el dueño del inmueble se entere son menores.

Dentro de la cláusula en la que se expresa la prohibición de subarrendar la propiedad, es bueno establecer, además, de forma específica el arrendamiento turístico, así como la publicidad de la vivienda en anuncios o páginas web.

Cuando en el contrato de arriendo se ha establecido la prohibición de subarrendar, pero aun así el arrendatario lo hace, el arrendador está en todo su derecho legal, no solo de finalizar el contrato de manera inmediata, sino que puede, además, solicitar algún tipo de indemnización por los daños que esto pudiese ocasionarle.

El arrendador tiene derecho a conocer el uso que dará la persona a la que se arrienda su propiedad, y dentro del contrato de arrendamiento es necesario que se establezcan todas las pautas acordadas de manera que se puedan evitar inconvenientes por desconocimiento de responsabilidades por alguna de las partes.

Usar Anexos al contrato de arriendo

Un contrato de arrendamiento debe contener todos los puntos sobre las cuales se basan las responsabilidades, así como las condiciones en la que se cede la propiedad en arriendo, incluyendo, pagos, formas de pago, fecha de inicio y finalización del contrato, y demás detalles sobre el arriendo.

Además, a este contrato se le puede agregar un anexo el cual sirve para darle validez a la información que se encuentra en el contrato. Por medio del anexo es posible incluir una lista de diferentes elementos que puedan ser demostrados en el contrato.

Por tratarse de un documento legal, al contrato de arriendo se le pueden anexar copias de las cédulas de identidad, no solamente del arrendador y del arrendatario sino además de la persona que funja como aval de garantía.

Una de las ventajas que tiene es la posibilidad de usar anexos al contrato de arriendo, es en los casos en los cuales el inmueble se arrienda en calidad amoblado, entonces, al contrato se le puede agregar un inventario con todos los artículos que se le hacen entrega al arrendatario.

Teniendo, además, que no solo es útil en caso de que el departamento o la casa en arriendo se encuentren amoblado, sino que puede ser utilizado para la demostración de las condiciones en las cuales se hace entrega el inmueble, usando fotografías y anexándolas al mismo.

Los anexos son una gran ventaja en los contratos de arriendo y es que se puede hacer fotografías de las condiciones completas en la que está el inmueble, como son la pintura de las paredes, la presencia de los tomacorrientes o enchufes, el estado del piso y de los baños, en fin, de todos los aspectos que se pueden registrar en una propiedad.

Esta una manera fidedigna que tiene el arrendador y el arrendatario para demostrar, una vez que finalice el contrato de arriendo, si la propiedad está siendo entregada en las condiciones en las cuales se le cedió en arriendo, justificando así el uso del mes de garantía para el pago de las reparaciones pertinentes.

El arrendatario también está en su derecho de solicitarle al dueño de la propiedad que anexe al contrato de arriendo una copia de las escrituras legales del inmueble, con lo cual demuestra que el mismo no presenta ningún inconveniente legal por lo que no pueda ser arrendado.

Al solicitar el anexo del título de propiedad, de esta manera, también se demuestra que la vivienda es del arrendador y no se trata de un proceso de subarrendamiento, en la que el arrendatario pueda verse involucrado en dispuestas legales.

Dentro del contrato de arriendo también se puede anexar los recibos de pago de los servicios, como luz, teléfono y agua, quedando demostrado que el arrendador entrega la propiedad al arrendatario para que pueda ser utilizada sin presentar demora en el pago de dichos servicios.

Son muchos los elementos que se pueden anexar a un contrato de arrendamiento con el fin de poder tener los medios por los cuales demostrar ante la ley el cumplimiento o incumplimiento de las acciones acordadas en el mismo, siendo este uno de los métodos de gran ventaja.

Legalizar el contrato en la notaría

Ante la decisión de ofrecer en arriendo una propiedad, sea casa o departamento, el mejor instrumento que tiene el arrendador es un contrato de arrendamiento, que, en ciertas ocasiones, este puede ser verbal o escrito.

Para evitar inconvenientes con los arrendatarios la mejor manera es realizar el contrato de arriendo de forma escrita, de manera, que en este queden establecidas las responsabilidades que tendrán ambas partes, así como las condiciones de uso y demás datos necesarios.

En chile los contratos de arriendo no son necesarios que sean legalizados en una notaría, pero es recomendable que esto se haga para que el mismo tenga validez ante cualquier inconveniente legal de cualquiera de las partes involucradas, tanto del arrendador como del arrendatario.

Cuando un contrato de arriendo es firmado ante la presencia de un notario, este adquiere todo el valor legal y, por lo tanto, puede ser utilizado como prueba en caso de que el arrendatario o el mismo arrendador incumplan alguna de las cláusulas establecidas en el mismo.

Existe el pensamiento de que un contrato de arriendo legalizado ante un notario beneficia únicamente al arrendatario, lo cual es mentira, dado que este no busca beneficiar a alguna de las partes, sino más bien proteger los derechos de ambos por igual. Y para ello es clave, la redacción detallada de todos los aspectos bajos los cuales se arrienda la vivienda, así como los derechos y deberes a lo que están sujetos ambas partes.

Una de las ventajas que presenta el hecho de legalizar el contrato en la notaría, es que, si el arrendatario llegase a incumplir en algunas de las condiciones y responsabilidades que se establecieron en el contrato, ya sea en el pago o por modificaciones a la propiedad no autorizadas por el arrendador, este puede llevar a cabo un desahucio, mediante el cual se le hace llegar una notificación realizada por un notario a la persona arrendada para que desocupe la vivienda.

Mientras que al notarial el contrato de arriendo, el arrendatario podrá conocer con plena exactitud la condición legal en la cual se encuentra la propiedad, como es el caso de que el arrendador sea el único dueño de la vivienda, o incluso, el verdadero dueño, o si esta presenta algún crédito de hipoteca o algún agravante por el cual no pueda ser arrendada.

Uno de los casos por los cuales no es necesario legalizar un contrato de arriendo en la notaría es cuando se trata de arriendo temporal, generalmente, se hace durante época turística y el arriendo es por pocos días por lo cual las condiciones de pago, el uso de la propiedad suele hacerse de forma verbal.

Para arrendar un departamento o una casa es necesario realizar un contrato de arriendo y la mejor manera legal para ello es hacerlo escrito y legalizarlo ante un notario, de manera que este adquiera la validez necesaria para proteger los intereses de ambas partes, ante cualquier eventualidad que se presente durante el periodo de arriendo.

Trámites en juicios en arriendos

Tanto el arrendador como el arrendatario tienen deberes y derechos que cumplir, cuando uno ofrece una propiedad en arriendo y el otro decide arrendar dicha propiedad. Mientras ambas partes lleven a cabo el cumplimiento de sus responsabilidades no existirá motivo por lo cual pueda establecerse una demanda de arriendo.

Es por ello, que para evitar inconvenientes en cuanto a las condiciones en la que se arrienda una propiedad, lo mejor es el desarrollo de un contrato de arriendo, y realizar el mismo de forma escrita y firmarlo ante un notario.

El incumplimiento de alguna de las cláusulas del contrato de arriendo ya sea por parte del arrendador o del arrendatario puede conllevar al inicio de un juicio de arriendo, si no es posible que los implicados lleguen a un acuerdo.

Son muchas las causas por las que un arrendatario puede ir a un juicio de arriendo por incumplimiento de algunas de las condiciones establecidas para habitar y, de igual manera, el arrendador también puede ser llevado a juicio si no cumple con lo acordado en el contrato de arriendo.

Los juzgados que se encargan de los trámites en cuanto a juicios de arriendo son los juzgados de letras de competencia común o los juzgados civiles. Ante estos entes es que se puede presentar la demanda por incumplimiento en el contrato de arriendo. De manera muy similar, se recomienda que los abogados utilizados en este tipo de demanda sean abogados especialistas en arriendo, dado que son las personas expertas en la ley de arrendamiento de Chile.

Estos son los medios legales, los tribunales que se encargan de finalizar un contrato de arriendo por incumplimiento de este, serán los encargados de llevar a cabo la notificación del desahucio del contrato, y finalmente, lograr la restitución del inmueble al arrendador, con las posibles indemnizaciones hacia el dueño de la propiedad en caso de perjuicios.

La restitución de la propiedad al arrendador llevada a cabo por los juzgados civiles puede deberse a finalización del contrato de arriendo o del plazo estipulado entre ambas partes, o por incumplimiento del contrato y por lo tanto finalización inmediata del mismo.

La causa más frecuente de incumplimiento del contrato de arriendo por parte del arrendatario es la demora en el pago de la renta. El primer paso que debe tomar el arrendador, una vez que se le acabe la paciente, son las notificaciones de advertencia, luego realizar acuerdos con la intención de no llegar a la vía judicial, y si aun así persiste el problema, este puede llevar el caso para finalización del contrato ante instancias judiciales.

Para poder entablar una demanda, ya sea por incumplimiento de cualquiera de las cláusulas del contrato o por retraso o demora en el pago de la renta, se debe tener presentar una serie de documentos antes los juzgados civiles como son:

  • Documento 1: El contrato de arriendo.
  • Documento 2: Las escrituras de la propiedad.
  • Documento 3: Datos de los testigos.
  • Documento 4: Respaldo de las notificaciones previas que se hayan realizado al arrendatario.
  • Documento 5: Comprobantes de pago, independientemente que estas sean hechas mediante transferencia electrónica u otra forma.
  • Documento 6: Presentar los recibos de pago de los servicios básicos en caso de demora en la cancelación de estos.

Con estos documentos no se asegura la victoria ante un juicio de arriendo, así como tampoco son indispensables para poder entablar una demanda contra el arrendatario, pero por medio de la presentación de estos, aumentan las posibilidades de alcanzar los objetivos.

Una vez que se ha logrado establecer la demanda de arriendo, los trámites para poder llegar a una sentencia son relativamente rápidos, realizándose una audiencia con la intención de llegar a un acuerdo entre las partes, lo cual se efectúa una semana después de haberse notificado la demanda, y en caso de no lograr la conciliación, el tiempo total para la sentencia puede demorar entre dos a tres meses.

Estás viendo https://15clasicosdechile.cl tu portal inmobiliario – Todos los derechos reservados